El Rey visitó la SEAT en Martorell con ocasión de su 70º aniversario.

 

Su Majestad el Rey recibe el saludo del presidente del Grupo Volkswagen, Herbert Diess © Casa de S.M. el Rey

El Rey visitó la fábrica de SEAT en Martorell con ocasión de su 70º aniversario.

La visita de Felipe VI y Pedro Sánchez a Martorell (Barcelona) donde se encuentra la planta de Seat sirvió, como era previsible, para mostrar una imagen inequívoca de apoyo institucional a la industria del automóvil, tan golpeada por la pandemia. Una visita que se prolongó durante más de una hora y media por todas sus instalaciones y que llega después de que el Gobierno anunciara la creación de un consorcio público-privado para montar en Barcelona la primera fábrica de baterías de España. Pero, ni siquiera un proyecto tan importante para Cataluña consiguió finalmente la presencia de la Generalitat. Y todo ello por continuar con el boicot al Rey.

Su Majestad el Rey junto al presidente del Gobierno, durante la visita a las instalaciones  © Casa de S.M. el Rey

Como publicó este diario, Pere Aragonès canceló finalmente la asistencia del secretario general de la vicepresidencia económica, Albert Castellanos, para que no hubiera ningún representante del Govern en el acto, apostando por dar prioridad a las negociaciones de la investidura y renunciando a estar en un día importante para Cataluña. El proyecto de una nueva fábrica de baterías es el más importante dentro del marco de los fondos europeos para Cataluña.

Felipe VI, que tomó la palabra tras el recientemente nombrado presidente de Seat, Wayne Griffiths, insistió en que el reto por delante sigue siendo “situar a la marca un peldaño más arriba en la escalera del liderazgo mundial en la automoción”, recordando que se trata de “una compañía emblemática para nuestro país por ser la única que diseña, desarrolla, produce y comercializa vehículos en España a través de las marcas SEAT y CUPRA”. El Rey reconoció que en la carrera que viene se necesitarán “grandes dosis de liderazgo y compromiso” para garantizar que la contribución de España “esté en el lugar que merecemos”.

Su Majestad el Rey atiende a la explicación del proceso de producción © Casa de S.M. el Rey

Aunque la competencia “será muy dura”, dijo, “no habrá tiempo para desandar lo que no avancemos ahora ni recuperar el camino que no recorramos”. Y lanzó un mensaje claro: “España y todas sus instituciones van a estar ahí. Tenemos condiciones únicas para liderar la transición hacia la fabricación de vehículos limpios”. No todas las instituciones estuvieron este viernes en Barcelona.

Su Majestad el Rey conversa con una de las jóvenes aprendices de la escuela de SEAT © Casa de S.M. el Rey

La expectación de la visita conjunta de Felipe VI y Sánchez también tenía que ver con el momento en el que llega. El presidente del Gobierno cerró filas acompañando al Rey en la ciudad condal la misma semana que estalló un nuevo escándalo a causa de sus hermanas, que como desveló este diario, aprovecharon una visita a su padre, el rey emérito, en Abu Dhabi, para vacunarse contra el coronavirus. También lo hizo un mes antes el exjefe del CNI, Félix Sanz Roldán.

La noticia ha vuelto a provocar distancia entre los socios de coalición. Podemos se alineó con los socios independentistas del Ejecutivo, como ERC y Bildu, en nuevos ataques a la monarquía parlamentaria. Los republicanos catalanes llegaron a registrar una solicitud de comparecencia de Felipe VI en el Congreso que la vicepresidenta, Carmen Calvo, llegó a tildar de “fantasía” recordando que sería “inconstitucional”.

Don Felipe firma el libro de honor en presencia del presidente del Grupo Volkswagen y el presidente de SEAT © Casa de S.M. el Rey