Bolivia indemnizará a Iberdrola con 32 millones de euros

 

 

Los representantes del Gobierno de Bolivia han llegado a un pacto con Iberdrola para indemnizar a la compañía con 34,2 millones de dólares (32 millones de euros) por la expropiación, en diciembre de 2012, de sus acciones en las distribuidoras Electropaz, Elfeo, Cadeb y Edeser.

Según el acuerdo que Iberdrola ha alcanzado con el Ministerio de Hidrocarburos y Energía, y la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) de Bolivia, la compañía eléctrica española recibirá una compensación de 32 millones de euros por la nacionalización de cuatro de sus empresas en suelo boliviano.

Las cuatro empresas nacionalizadas, Electropaz, Elfeo, Cadeb y Edeser, distribuían electricidad a más de medio millón de puntos de suministro en los departamentos de La Paz y Oruro, casi todos en zonas urbanas.

Así mismo, este pacto prevé la renuncia de todas las partes a plantear futuras reclamaciones relacionadas con la expropiación, así como el visto bueno por parte de la autoridad eléctrica boliviana de la gestión realizada por Iberdrola en sus filiales y la asunción de las obligaciones contraídas por estas, según ha informado El País.

El pago de la cantidad acordada podría tener lugar el viernes, y, por consiguiente, se pondrá fin a la presencia de Iberdrola en el país andino, es decir, en Bolivia.

Sin embargo, Iberdrola no ha sido la única compañía española que ha sido objeto de expropiaciones ya que, Red Eléctrica Española, llegó a un acuerdo hace un año por el que recibió 36,5 millones de dólares (34,22 millones de euros) por la nacionalización, el 1 de mayo del 2012, de la firma Transportadora de Electricidad (TDE).

Del mismo modo, Abertis-Aena, todavía se encuentra en trámites de negociación por la nacionalización, en febrero de 2013, de su filial Sabsa, que gestionaba los tres principales aeropuertos de Bolivia: La Paz, Santa Cruz de la Sierra y Cochabamba.

Esta oleada de expropiaciones provocó el frenazo de la presencia española en Bolivia, aunque, en este último año, ha vuelto a crecer debido a la adjudicación de diversos contratos relacionados con las infraestructuras en Bolivia a compañías españolas como Sacyr, Isolux o Isotrón, entre otras.  (Infomercados.com)