Nueva York abre el museo del 11-S en la Zona Cero

Nueva York abre sus puertas al  museo sobre las Torres Gemelas, construido en la misma zona cero de fatídico atentado  once de setiembre con el expreso deseo de  recordar a las víctimas y a los héroes, pero llega tres años tarde y no exento de polémica.
Bienvenidos al Taller del Museo de la Zona Cero, el museo neoyorquino más singular en su género. El museo fue inaugurado el 7 de septiembre de 2005 y actualmente colabora con 6 organizaciones benéficas. Las imágenes que observa a su alrededor son únicas en el mundo entero. Muchas de ellas corresponden a la mañana del 11 de septiembre. En la Zona Cero no se admitieron cámaras fotográficas después de la tercera semana, razón por la cual las imágenes que exhibe el museo son verdaderamente únicas. Todas fueron tomadas por Gary Marlon Suson, jefe honorario de batallón del Departamento de Bomberos de la ciudad de Nueva York y fotógrafo oficial de la Zona Cero para la Asociación de Bomberos Uniformados. Pocos meses después del 11 de septiembre, Suson se encontraba en Long Island con un especialista de afecciones ambientales gestionando la asistencia sanitaria gratuita para algunos bomberos enfermos de gravedad. Fue allí donde Suson conoció a Rudy Sanfilippo, el delegado del sindicato que rige a los bomberos de la ciudad de Nueva York. Después de agradecerle a Suson por haber ayudado a los enfermos, le preguntó sobre un sitio web llamado septembereleven.net en el que Suson habría publicado sus fotografías para mostrarle al mundo lo que estaba sucediendo en Nueva York. Después de que Sanfilippo visitara el sitio web, llamó a Suson a la sede del sindicado de bomberos y le preguntó si le interesaba ser el fotógrafo oficial del sindicato en la Zona Cero. Ello significaba tener acceso a todas las áreas de la Zona Cero, las 24 horas del día y los 7 días de la semana. Sería la ÚNICA persona del mundo autorizada para tomar fotografías junto a los bomberos. Suson aceptó enseguida, sin comprender la magnitud del cargo que acababa de aceptar. No se daba cuenta del costo emocional que implicaría estar allí y observar lo que vería. Le pidieron que se mantuviera en secreto ante los medios de comunicación mientras tomara las fotos, que nunca vendiera ni divulgara ninguna imagen hasta que terminaran las operaciones de rescate y que no fotografiara restos humanos. No recibiría ningún pago y, en caso de que publicara las fotos o un libro, siempre debería compartir parte de lo recaudado con el fondo para viudas e hijos. En mayo de 2002, en la última semana de la Zona Cero, Suson publicó las imágenes por primera vez en el periódico The New York Times, publicación que calificó a la colección como FOTOGRAFÍAS EXCEPCIONALES. Para Suson es un orgullo poder compartir hoy estas imágenes con ustedes mientras comienzan a recorrer el universo del periodo de rescate de la Zona Cero. Este museo es pequeño, pero con una gran carga emocional. Cada imagen y cada artefacto revela una historia. Estas imágenes son importantes en tanto que sirven para que el mundo recuerde siempre a las víctimas inocentes que perecieron esa soleada mañana de septiembre de 2001. Que Dios los bendiga a todos ustedes por haber venido a nuestro museo, y que el 11 de septiembre permanezca siempre en nuestras memorias.