Rajoy condena la corrupción y afirma que actuará para impedirlos

                                                                                                                                                  Foto / Pool Moncloa

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mostrado su indignación por los escándalos de corrupción y ha anunciado que "no va a demorar ni un minuto más la aprobación de un paquete de reformas" para luchar contra ella.
(Senado, Madrid).-Al inicio de su intervención en la sesión de control al Gobierno celebrada en el Senado, Mariano Rajoy se ha referido a los casos de corrupción destapados los últimos días. El presidente ha asegurado que comparte plenamente la indignación de los españoles, su enfado y su hartazgo ante la acumulación de escándalos.
El último escándalo conocido, ha dicho, "parece que responde a la codicia personal de los cargos públicos a los que afecta y no a las organizaciones políticas a las que pertenecen o pertenecían".
El presidente ha asegurado que las personas que forman parte de su partido ya están suspendidas de militancia y, si se confirman las imputaciones, serán expulsadas: "En nombre del PP quiero pedir disculpas a los españoles por haber situado en puestos de los que no eran dignos a quienes en apariencia han abusado de ellos".
Mariano Rajoy ha lamentado que determinados comportamientos extiendan una sombra de sospecha generalizada sobre el proceder de todos los políticos porque "ensucian injustamente la imagen y la reputación de la mayoría de las gentes, que están en la política para servir a los demás y no para servirse a sí mismos".
"Como presidente del Gobierno, no sólo me toca condenar estos hechos sino actuar para impedirlos", ha afirmado. En este sentido, ha recordado la obligación de que los altos cargos declaren sus bienes y su patrimonio al inicio y al final de su mandato. También ha citado las propuestas de prohibir que las empresas donen dinero a los partidos políticos y de que los bancos les perdonen las deudas, la de endurecer las penas por prevaricación y la de ampliar los supuestos por el delito de tráfico de influencias.
Además, ha asegurado que el Ejecutivo va a seguir ampliando el abanico de medidas anticorrupción "hasta lograr que cualquier cargo público de este país se lo piense antes de caer en la tentación de corromperse".
Rajoy ha añadido que "la democracia no puede admitir que nadie juegue con la confianza que los ciudadanos depositan en quienes les administran", y ha indicado que está negociando con la oposición dos importantes proyectos legislativos para luchar contra la corrupción: el Estatuto de alto cargo y la ley del control de la actividad económica y financiera de los partidos.

 

                                                                                                                   Foto / Pool Moncloa
"No vamos a demorar ni un minuto más la aprobación de este paquete de reformas. Les anuncio ya que si es con el apoyo de la oposición mejor y si no sacaremos adelante estas medidas con los votos del PP", ha subrayado.
Además, Mariano Rajoy ha pedido a los ciudadanos que confíen en el Estado de derecho "porque funciona" y ha asegurado que el compromiso del Gobierno "con la limpieza de la vida pública es total".


Las políticas empiezan a dar resultados
En respuesta a la senadora del Grupo Parlamentario Socialista (GPS) Victoria Chivite, quien se interesó por las medidas del Gobierno para disminuir la desigualdad entre los ciudadanos, el presidente ha manifestado que las políticas que se han puesto en marcha en esta legislatura comienzan a dar resultados.
Al respecto, ha indicado que España lleva creciendo cinco trimestres consecutivos, tras muchos años de crecimiento negativo, y que es el país de la Unión Europea que más crece. Se está creando empleo neto y los indicadores que utilizan los organismos internacionales para medir la desigualdad y la pobreza empiezan a descender señalando el inicio del cambio de tendencia, ha añadido.


Control de fronteras y seguridad jurídica
El presidente ha defendido que la situación en las fronteras de Ceuta y Melilla constituye un asunto de "enorme sensibilidad" y debe tratarse, por tanto, "con la máxima responsabilidad" y como "política de Estado".
En respuesta a una pregunta del senador Jesús Enrique Iglesias, de Izquierda Unida, Rajoy ha sostenido que en esta materia "hay que ponderar una obligación irrenunciable, que es el control de nuestras fronteras, y la crudeza y el drama que supone la inmigración irregular, que es el resultado desgraciadamente de la actividad de organizaciones criminales que trafican con seres humanos".
El jefe del Ejecutivo ha destacado que las fronteras de Ceuta y Melilla están sujetas a una intensa presión migratoria, "con continuos episodios de intento de entrada masiva y asalto", y son las únicas exteriores de la Unión Europea con África.
En ellas, ha añadido, "se producen situaciones previas a la normativa de extranjería", por lo que "se plantea la necesidad de dotar de mayor seguridad jurídica a las actuaciones de vigilancia y rechazo fronterizo" que desarrollan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
Rajoy ha anunciado que esa reforma legal para mejorar la cobertura de las actuaciones contra los "intentos de entrada ilegales que se producen a menudo de forma violenta o clandestina" se completará por parte del Ministerio del Interior con un protocolo de actuación integral. El presidente ha asegurado que la modificación que plantea el Ejecutivo se ajusta plenamente a la legislación internacional, de la misma forma que en la actualidad las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad actúan conforme a la ley.

Además, ha manifestado que la solución a medio y largo plazo pasa por una política europea de colaboración con los países de origen que les ayude a salir de la pobreza y fortalezca sus instituciones democráticas. "Es evidente que si la gente no puede vivir dignamente en su país, se buscará la vida en cualquier otro", ha dicho.

Colaboración y diálogo con Cataluña
Respecto a las iniciativas del Gobierno para abordar la relación entre Cataluña y el resto de España, por las que se ha interesado el senador Jesús Montilla, del PSC-PSOE, Rajoy se ha referido a las muestras de "colaboración leal y eficaz" entre las Administraciones que se han producido en esta legislatura, como el Fondo de Liquidez Autonómico y el Plan de pago a proveedores. Además, ha subrayado que la Generalitat de Cataluña ha contribuido a la consolidación fiscal y ha apoyado diversas reformas estructurales.​ 

El jefe del Ejecutivo ha reiterado su posición sobre el referéndum del 9 de noviembre en Cataluña: "En un Estado democrático y de derecho como es el nuestro todos los gobernantes tenemos que estar sometidos a la ley, y el Tribunal Constitucional fue el que dijo lo que era ley y lo que no era ley". ​Mariano Rajoy ha agregado que está dispuesto a "hablar sobre cualquier cosa, salvo que se trate de vulnerar la ley" y ha recordado que ésta puede cambiarse siguiendo los procedimientos establecidos.

El presidente ha señalado que seguirá defendiendo la soberanía nacional, la igualdad entre los españoles y la libertad y los derechos individuales. También continuará hablando de España como un país que está "unido desde hace muchos siglos por todo tipo de lazos", tiene el mayor nivel de descentralización del mundo, participa en el proceso de integración europea y ha logrado superar una grave crisis económica​. "En el proceso de globalización que estamos viviendo, lo que hay son procesos de unión y de integración, y lo que no se lleva, porque es un disparate y lleva directamente al empobrecimiento, es la división", ha indicado.​ (Prensa Moncloa).