La banca española en su conjunto supera los test de estrés europeo

El Banco Central Europeo (BCE) detectó en la prueba de solvencia a la banca -con una 'foto fija' realizada en diciembre de 2013- un déficit de capital total de 25.000 millones de euros en 25 bancos de la zona del euro, entre ellos el español Liberbank. Desde entonces, 12 entidades ya habrían cubierto su déficit con incrementos de 15.000 millones de euros en 2014.

El conjunto de bancos españoles tiene un exceso de capital de 36.129 millones en las pruebas realizadas por la EBA y el BCE. 


(Noticias EFE).- La banca española ha superado los test de estrés del Banco Central Europeo y la Autoridad Bancaria Europea, ya que las quince entidades nacionales que se han sometido al examen cuentan con una solvencia de al menos el 5,5 % en el escenario más adverso, según los datos conocidos hoy.
Liberbank suspende en la parte de la prueba que corresponde únicamente a la revisión de activos con un déficit de capital de 32 millones, si bien aprueba el test de estrés con una ratio de capital del 5,62 % exactamente.
En el otro extremo, los bancos españoles que cuentan con un mayor superávit de capital y por tanto mayor solvencia son Kutxabank, con un 11,82 %; Bankinter, 10,80 %; BFA-Bankia, 10,30 %; La Caixa, con un 9,25 % y NCG, ahora rebautizado como Abanca, con un 9,14 %.
A continuación figuran BBVA, con un 8,97 %; seguido del Banco Santander, 8,95 %; y Unicaja, con un 8,89 %; por encima del 8,33 % del Banco Sabadell -que opera con la marca SabadellCAM en la región murciana- y el 8,09 % del grupo BMN, que lidera Cajamurcia.
Por debajo de este nivel aparece Catalunya Banc, con un 8,02 %; el Grupo Cajamar, con 7,99 %; Ibercaja, con un 7,82 % y el Banco Popular, con un 7,56 %.
Las entidades españolas han sido examinadas junto a las del resto de
Europa, porque a partir del próximo 4 de noviembre estarán supervisadas directamente por el BCE y sus activos superan 30.000 millones de euros o el 20 % del PIB del país de origen.
Lo que el BCE ha puesto a prueba es la solvencia de los bancos, y su capacidad para hacer frente a futuras crisis, pero también la calidad de sus activos (AQR por las siglas en inglés).
Y para ello, lo que ha hecho es analizar los créditos concedidos, las carteras comerciales y de inversión, la exposición a deuda soberana y titulizaciones, y la capacidad de generar ingresos y beneficios. (Agencias)