Google y Cuba afianzan su pacto para impulsar internet

 

Google y Cuba afianzan su pacto para impulsar internet pese a las tensiones con Estados Unidos

Google y Cuba han suscrito un acuerdo encaminado a la interconexión directa de sus redes para mejorar el acceso a los contenidos de internet desde la isla, donde pese a las nuevas tensiones con Estados Unidos y al embargo sigue vigente el permiso para inversiones en telecomunicaciones.
El memorando de entendimiento firmado hoy por directivos del gigante tecnológico y el monopolio estatal de las telecomunicaciones Etecsa abre las puertas a "la negociación de un posterior acuerdo de servicio de intercambio de tráfico de internet", una práctica conocida como "peering", de acuerdo a la documentación difundida.
La interconexión no tiene fecha de momento y "será implementada cuando las condiciones técnicas así lo permitan", refiere la escueta nota distribuida a los medios durante la firma del acuerdo, en la que no se permitieron preguntas.
"Estamos emocionados de haber logrado este memorando con Etecsa para el beneficio de los usuarios de internet en Cuba. Hemos formado un grupo de trabajo compuesto por ingenieros de Etecsa y Google para investigar y analizar alternativas para poner en función la interconexión directa", indicó tras la firma el representante de la compañía estadounidense en la isla, Brett Perlmutter.
Luis Adolfo Iglesias, vicepresidente de Inversiones de Etecsa, señaló que la iniciativa permitirá "un uso más eficiente de nuestras capacidades internacionales de internet".

Apoyo de Google pese a Trump

La firma de este acuerdo supone un paso más en la apuesta de Google por la isla comunista pese al hostil giro de la política de Washington hacia La Habana desde la llegada a la Casa Blanca del republicano Donald Trump.
Aunque la nueva administración estadounidense ha endurecido las sanciones contra la isla, se mantienen vigentes las directivas presidenciales firmadas por el anterior presidente, Barack Obama, para suavizar el embargo, entre ellas una que permite las inversiones de su país en Cuba en el área de las telecomunicaciones y la conectividad.
El emporio tecnológico fue una de las primeras compañías en desembarcar en el país caribeño a raíz del deshielo diplomático anunciado a finales del 2014 y materializado en 2015 bajo los mandatos de Obama en EEUU y Raúl Castro en Cuba.
En aquel momento Google ofreció a las autoridades de la isla ampliar el acceso a la red en Cuba, una iniciativa que no prosperó debido -según fuentes conocedoras de la propuesta- a las reticencias de los sectores más conservadores del Partido Comunista (PCC, único legal), que veían internet como una potencial herramienta de subversión ideológica.
En diciembre de 2016 las dos compañías suscribieron otro convenio para poner en marcha el servicio de Google Global Cache, que entró en funcionamiento en abril del año siguiente "con buenos resultados", de acuerdo a ambas empresas.

"Es importante que los cubanos puedan acceder a internet al mismo nivel que el resto del mundo. El talento del pueblo cubano podría mostrarse globalmente gracias a un mejor acceso"

La isla, uno de los países más desconectados del mundo hasta hace poco, está inmersa en un proceso de informatización con la administración digital y el aumento del acceso a internet, que tuvo uno de sus hitos en diciembre pasado con la puesta en marcha del servicio 3G de acceso a la red.
Además, desde 2015 se han multiplicado las zonas públicas con acceso wifi y se oferta el acceso desde los hogares, prohibido durante años con contadas excepciones como altos funcionarios y otros profesionales.