Británicos en España, en el punto de mira de Reino Unido

El Gobierno Británico  les da hasta el 30 de septiembre para actualizar los ingresos que perciben por bienes fuera de su país, como por ejemplo alquileres.
El Gobierno de Reino Unido exige a los ciudadanos británicos que declaren antes del 30 de septiembre de 2018 cualquier tipo de ingreso que perciban por sus bienes fuera de su país, como por ejemplo el alquiler de una vivienda en España. Se trata de una nueva ley, conocida como Requeriment to correct (requerimiento para corregir), que depende del departamento no ministerial de Her Majesty's Revenue and Customs (HMRC, Rentas y Aduanas de Su Majestad), y que básicamente afecta a todos aquellos ciudadanos británicos que viven en el extranjero y pagan impuestos fuera del Reino Unido.
«La mayor parte de particulares y empresas pagan correctamente este impuesto. Este requerimiento se dirige a aquellos que no lo hacen», dice el organismo en un comunicado. El secretario británico del Tesoro, Mel Stride, fue más allá, y aseguró que «desde 2010 hemos asegurado 2,8 billones de libras (2.800 millones de euros) para nuestros servicios públicos vitales con los evasores fiscales en el extranjero, y continuaremos persiguiendo sin descanso a aquellos que rompan las reglas».
«Esta nueva medida», agregó, «supondrá mayores sanciones» para aquellos que no contacten al Gobierno británico para asegurarse de que sus tasas son las correctas. «Animo a todo aquel que no lo haga a hablar con el HMRC cuanto antes». (+ El Mundo)