Las economías de Argentina, Brasil, Chile y Perú, en alerta

Las economías de Argentina, Brasil, Chile y Perú ponen en alerta a Latinoamérica
El diario el Economista analiza, por primera vez en muchos años las señales de dificultad de cuatro economías latinoamericanas ponen en alerta a la región. Argentina, Brasil, Perú y Chile son monitoreadas intensamente por los analistas, pues no se descartan repercusiones.
Mientras Argentina navega por los mares de la recesión, la desaceleración de China comienza a afectar a economías muy importantes como la de Brasil, impacto que se extendería a Chile y Perú, que han visto bajar sus exportaciones, advierte un informe de EL TIEMPO.
Argentina
La economía de Argentina, que en el primer trimestre cayó 0,8 por ciento frente al último trimestre del 2013, acumuló dos periodos en rojo con lo que técnicamente entró en recesión. Para el economista Alberto Bernal, de Bulltick Capital Markets, en ese país se ha presentado una pérdida de reservas internacionales y la inversión ha caído de manera dramática, dice el informe de EL TIEMPO.
Además, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, la inflación en los cinco primeros meses del año fue del 13,5%, por encima del 10,4% que para todo el 2014 tienen previsto el gobierno y el Banco central.
Perú
En Perú las alarmas se prendieron esta semana cuando se conoció que sus exportaciones cayeron 2.000 millones de dólares entre enero y mayo, algo que no se veía desde hace un lustro.
El puntal económico peruano, su sector minero, fue el más afectado con una caída de las ventas de oro en 1.700 millones de oro; cobre, en 300 millones; y petróleo y gas en 300 millones de dólares.
Chile
En Chile también hubo inquietud el lunes cuando se divulgó que la economía creció en mayo 2,3%, frente al 3% que se esperaba, y además el superávit comercial de junio mostró evidencias de una desaceleración de la demanda interna, lo que anticipa otro trimestre de débil expansión.
En Chile, según Bernal, se combinan el menor crecimiento de la industria, menores crecimientos de China y desaceleración de consumo interno, que afectan la economía. En los primeros seis meses del año, las importaciones llegaron a 33.916 millones de dólares, con una caída del 8,2% y las exportaciones apenas subieron 0,5%.
Por eso la presidenta Michelle Bachelet, lanzó un plan de infraestructura por 28.000 millones de dólares para los próximos siete años con el que busca modernizar el país y dar nuevo impulso a la desacelerada actividad económica.
Brasil
Por su parte, en Brasil hay alarma pues la inflación fue de 0,4% en junio y ascendió a 6,52% en los últimos 12 meses, superando así el tope de la meta oficial de 6,4% para todo el año. Así mismo, el martes los analistas brasileños redujeron su previsión de crecimiento económico del país Brasil al 1,07% frente a los 2,5% que espera el Gobierno.
El aumento del pesimismo con respecto al desempeño de la economía lo han provocado principalmente las malas expectativas para el sector industrial y según el analista de Bulltick Capital Markets, lo que se está viendo en el gigante suramericano es una estanflación, es decir un estancamiento económico combinado con alta inflación, además de una relativamente baja inversión.(El Economista A.)