El Rey en la Asamblea del Consejo de Europa que celebra su 40 aniversario

          Su Majestad el Rey interviene ante el Plenario de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, © Casa de S.M. el Rey


Su Majestad el Rey intervino ante el Plenario de la institución en el marco del 40º aniversario de la adhesión de España al Consejo de Europa.
Su Majestad el Rey visitó la sede del Consejo de Europa e intervino ante el Plenario de la Asamblea Parlamentaria de la institución, en el marco de las conmemoraciones por el 40º aniversario de la adhesión de España al Consejo de Europa.
Don Felipe, acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, fue recibido a su llegada  al Palais de l’Europe, sede del Consejo de Europa, por el presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Pedro Agramunt, y por el secretario general de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Wojciech Sawicki.
El Rey comenzó su visita con encuentros con el presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Pedro Agramunt, y el secretario general del Consejo de Europa, Thorbjørn Jagland. Tras estas reuniones y firmar en el Libro de Honor del Consejo de Europa, Su Majestad el Rey intervino ante el Plenario de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, poniendo de relieve y subrayando “el compromiso firme de España con el Consejo de Europa. Una Institución que encarna, representa y defiende nuestros mejores valores como europeos: la democracia, los derechos humanos y el imperio de la ley. Les agradezco muy especialmente su amable invitación en el contexto de este aniversario tan importante para los españoles y no menos relevante para la propia Europa y sus instituciones”.

                 Su Majestad el Rey interviene ante el Plenario de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, © Casa de S.M. el Rey

También, Don Felipe destacó que “la España democrática y constitucional, unida, plural y moderna, en la que todos los poderes del Estado emanan del pueblo español, que les confiere, precisamente, su legitimidad , es el mejor activo que podemos ofrecer para seguir contribuyendo a una Europa cada día más firme en la defensa de sus valores. Una Europa cuya fortaleza, desarrollo y progreso descansan en el respeto al Estado de Derecho como garantía de la convivencia en libertad de todos los ciudadanos europeos”.
“España apuesta decididamente por una Europa más justa ante las desigualdades; una Europa más cohesionada y con mayores cotas de integración, ya sea en el seno de las estructuras de la Unión Europea, ya en las del Consejo de Europa. Y también, ante todo, apuesta por una Europa como proyecto de vida en común nucleado en torno al reconocimiento de la dignidad inalienable de todo ser humano. Porque Europa es algo más que un espacio geográfico definido por la historia. Es también un proyecto, una idea, algunos dirían que un sueño, en todo caso una empresa por la que vale la pena luchar por más que el camino pueda ser arduo”, dijo el Rey.
Finalizada la sesión, el presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ofreció un almuerzo en honor de Su Majestad el Rey.
El Consejo de Europa, que en la actualidad cuenta con 47 países miembros, fue creado por el Tratado de Londres, el 5 de mayo de 1949. Diez Estados participaron en su fundación: Reino Unido, Francia, Italia, Bélgica, Luxemburgo, Holanda, Irlanda, Noruega, Suecia y Dinamarca. Pocos meses después se incorporaron Grecia y Turquía. Alemania lo hizo en 1950. España se convirtió en el décimo noveno miembro el 24 de noviembre de 1977.
Según su tratado fundacional, la finalidad del Consejo de Europa consiste en realizar una unión más estrecha entre sus miembros para salvaguardar y promover los ideales y los principios que constituyen su patrimonio común y favorecer su progreso económico y social.  Estos ideales y principios se estructuran en los pilares de Derechos Humanos, Democracia y Estado de Derecho, que son el eje principal del trabajo de la organización.
La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa se reúne en Estrasburgo cuatro veces al año, en las que celebra sesiones plenarias de una semana de duración. Los 324 representantes y 324 suplentes son nombrados por los parlamentos nacionales de entre sus miembros. El parlamento de cada país miembro envía una delegación de entre 2 y 18 representantes, en función de la población del país, cuya composición debe reflejar el balance de las distintas fuerzas políticas que lo conforman.
La Comisión Permanente, que actúa en nombre de la Asamblea entre sesiones plenarias, está integrada por el presidente y los vicepresidentes de la Asamblea y por los presidentes de los grupos políticos, las delegaciones nacionales y las comisiones de la Asamblea; en total, 60 parlamentarios de los 47 Estados miembros del Consejo de Europa.
(Prensa /Casa Real / 27.04.2017)