Recepción de los Reyes al Cuerpo Diplomático acreditado en España

 Sus Majestades los Reyes ofrecieron la tradicional recepción anual al Cuerpo Diplomático acreditado en España en el Palacio Real de Madrid.


                                   

                                               Don Felipe durante sus palabras en la recepción al Cuerpo Diplomático © Casa de S.M. el Rey

Don Felipe y Doña Letizia presidieron la recepción ofrecida al Cuerpo Diplomático acreditado en España en el Palacio Real de Madrid, con la presencia del Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis.
En el Salón del Trono, tras el saludo del nuncio apostólico, monseñor Renzo Fratini, como decano del cuerpo diplomático acreditado en España, Su Majestad el Rey comenzó su intervención dedicando "un recuerdo lleno de emoción a las víctimas de los ataques terroristas que han golpeado en diversas partes del mundo" y dirigió un mensaje de homenaje "a las víctimas y a sus familias en nuestra firme determinación para seguir luchando hasta erradicar el terrorismo, una lucha en la que España ha dado siempre muestra de su compromiso invariable".

                                                                Sus Majestades los Reyes  saludan al Presidente de gobierno Mariano Rajoy

Continuó Don Felipe subrayando que "no son pocos los retos y desafíos que nuestro país tiene ante sí en esta nueva legislatura, pero lo afrontaremos como una nación orgullosa de su pasado y proyectada hacia el futuro, y apoyados en su indudable vocación universal; una nación firme en la protección y el fomento de sus principios e integradora de su diversidad y pluralidad".

Asimismo, en cuanto a política exterior quiso poner de manifiesto que "España cumplirá también con sus compromisos en otros dos grandes temas de la agenda global. Me refiero, por un lado, al Clima, y por otro, al Desarrollo Sostenible que alumbró la Agenda 2030".

Haciendo referencia a los ejes más tradicionales de la acción exterior de España - Europa, el Mediterráneo, Iberoamérica y el espacio atlántico - el Rey señaló que "España está dispuesta y preparada para seguir contribuyendo a la búsqueda de la paz en los distintos escenarios de la región que no gozan de ella. También lo está para aportar nuestra capacidad empresarial y tecnológica en la construcción de un gran espacio de prosperidad en el Mediterráneo y Oriente Medio" y añadió "Somos conscientes de que el proyecto europeo es hoy puesto en cuestión, pero también es cierto que, en los peores momentos de la última crisis, la Unión Europea, fiel a su mandato, puso en práctica mecanismos que evitaron las consecuencias más perjudiciales. Es tiempo, por ello, de aprender de la experiencia, de reparar los daños y de mejorar la arquitectura institucional y las políticas de la Unión. Es tiempo para una mejor Europa, no para deshacer lo mucho y bueno construido, ni para retroceder" continuó "Sabemos bien dónde nos llevaría el camino de retorno: a una Europa egoísta y ensimismada, de nacionalismos enfrentados, con más fronteras y barreras a la prosperidad, a la movilidad de nuestros ciudadanos y a la circulación de bienes e ideas. Ese es un lugar al que no deseamos volver".

                                                  Sus Majestades los Reyes durante la tradicional recepción anual al Cuerpo Diplomático 

En referencia a Estados Unidos, Su Majestad el Rey destacó que "es nuestro deseo seguir trabajando con la nueva Administración al mismo nivel de excelencia con lo que hemos venido haciendo hasta ahora, también en los asuntos globales y en los foros multilaterales".
Finalizó su intervención "respetamos y promovemos los Derechos Humanos y, por ello, somos candidatos al Consejo de Derechos Humanos durante el período 2018-2020, candidatura para la que les solicitamos su apoyo".

                                              Sus Majestades los Reyes  saludan al Embajador del Perú José Antonio García Belaunde.

Tras el saludo de Sus Majestades los Reyes al Cuerpo Diplomático acreditado en España en la Saleta Gasparini y los discursos de Don Felipe y el nuncio de Su Santidad el Papa en el Salón del Trono, el acto concluyó con la habitual recepción en la Sala de Columnas del Palacio Real.
(Prensa / Casa Real)