IX REGATA PUIG Vela Clàssica

Moonbeam III, en grandes barcos, y Alba, en las obras clásicas 1 lograron su quinta victoria y mantienen la igualdad en la clasificación honorífico de títulos obtenidos en el primer puesto
Sonata debuta como el ganador en Marconi Époque, mientras Marigold suma su tercera victoria consecutiva en la categoría Cangreja Époque
Guia también abre su libro de registro en las obras clásicas 2 de la flota, en el evento más prestigioso del mar Mediterráneo, que reúne a las principales leyendas del mar


 

La novena edición de la regata Puig Vela Clàssica será recordado por sus excelentes condiciones de viento. Nunca antes habían sido tan constante durante tres días, y si bien es cierto que el viento no sopla tan fuerte como en cualquiera de las reuniones anteriores, el curso de regatas de Barcelona ofrece un viento de Garbí térmica nunca inferior a 10 nudos, con un promedio de 13 o 14 a lo largo de la competición. También sopló después de una puntualidad británica y facilitó el desarrollo de un programa deportivo con tres pruebas, ya sea en las rutas entre boyas o recorrido costero. El sol no se pierda la llamada, mientras que la corriente era un protagonista excepcional. En ceñida los dos primeros días, las olas tímidas alterados actuales, haciéndolos más corto, entrecortado y desordenado, que afectan especialmente a las pequeñas embarcaciones y la longitud media.
La flota reunida este año superó de nuevo el número de 40 buques, que representan nueve países y más de 500 marineros en la competencia. Ellos se agruparon en barcos grandes (mayores de 22 metros de longitud), categorías de época (antes de 1950) y Classic (pre-1976). A su vez, la categoría de la vendimia se dividió en Cangreja y Marconi, de acuerdo con su tipo de velas, mientras que las obras clásicas, divididos en 1 y 2 tipos, se formaron de acuerdo a su tamaño y rendimiento.
Una de las novedades de esta edición fue la decisión correcta hecha por el Comité de Regata para combinar diferentes secciones en las rutas por categorías, de modo que las regatas se llevaron a cabo de acuerdo con las posibilidades técnicas de cada flota, que no interfieren entre sí y de modo que la duración fue de lo más uniformemente posible.

La quinta parte de Moonbeam III

Las majestuosas Big Boats recuperó la prominencia de las ediciones anteriores con la participación de cuatro barcos. Ni Moonbeam III cita, ganador de cuatro ediciones, ni Moonbeam IV, con la victoria de 2014 en su libro de registro, no pueden perderse la cita. La siempre impresionante Eleonora y el debutante del año en curso, en tal caso Barcelona, Sumurun, procedentes de Estados Unidos, se unieron a los dos rayos de luna en la regata. Mariette a partir de 1915 no pudo empezar a navegar en el campo de regatas por problemas logísticos.

 


 

IX REGATA PUIG Vela Clàssica
Lejos de lo que pueda parecer, y como ya se había observado en años anteriores, la competitividad en esta flota de grandes barcos respira por todos los poros de sus bosques. Come-outs como las ocurridas en la tercera y última prueba son un buen ejemplo de las tácticas y las marcas sin compasión. Cuando Moonbeam IV estaba tratando de empezar a navegar amurado a babor, se viró a ceder el derecho de paso a Eleonora, dejando así Moonbeam III y sin viento, que a su vez decidió virar en busca de viento limpio de nuevo. Pero Sumurun no perdió su oportunidad y el arco se desvió para mantenerlo sin viento. Y todo sucedió en un lapso de 80 segundos después de la presentación en sociedad!
La victoria final se decidió en la última prueba, en la que Moonbeam IV comenzó con un punto de ventaja sobre Moonbeam III y dos con respecto Sumurun, wehearas Eleonara ya se descartó matemáticamente. Después de una impresionante presentación en sociedad, Moonbeam III supo recuperar propio de las antiguas marcas y firmar la prueba, justo por delante de su principal rival, el Moonbeam IV. Atado a 5 puntos, sus mejores parciales (dos primeros con respecto a sólo una de su rival) hacia el nivel más alto paso, y así el barco de Carsten Gerlach, patroneado por Erwan Noblet, firmado por quinta vez su nombre en el libro de los ganadores de este Puig Vela Clàssica actual. Después de Moonbeam IV, Sumurun de Armin Fischer completó el podio, y Eleonora, dirigido por David martirano cierra la clasificación.

 

Jordi Cabau logra que uno de los propietarios y patrones más apreciados en la Puig Vela Clàssica es el español Jordi Cabau, desde la isla de Mallorca, que no suele faltar a esta cita con su Mercurio, en un principio, y últimamente con Sonata. Él era siempre cerca y acarició el trofeo, pero nunca podría elevarlo. Sin lugar a dudas, la victoria este año en la categoría Marconi Époque nos permite citar el dicho: "¿Quién la sigue, la consigue".
Y cuán cierto es, desde que llegó a la última jornada en tercer lugar, un punto por detrás de Halloween y dos por detrás del líder del isleño. En la tercera y decisiva prueba, Sonata navegó por delante de Halloween y las Islas del, y por lo tanto el trío estaba empatado a seis puntos en la clasificación final. La igualdad se mantuvo después del primer desempate, ya que todos ellos tenían resultados parciales idénticos, por lo que el orden de la última prueba fue la que sería dilucidar la clasificación final.

Tercera victoria consecutiva y de la maravilla en la categoría Cangreja Époque de la regata. Las dudas sobre sus opciones contra el Kelpie más moderna de Falmouth o la más pequeña gitana, ganador en 2008 y 2011, se despejaron durante los tres días de competición. Encadenando una victoria tras otra, el barco patroneado por Jason Gouldstone dio ninguna oportunidad a sus rivales temibles. Kelpie de Falmouth, patroneado por Charlie Wroe, se llevó la plata, mientras que por Gipsy Petete Rubio logra el bronce.


 

Clásicos competitiva
flota de Clásicos reunió la flota más grande, con 21 barcos, 10 en los Clásicos categoría 1 y los 11 restantes en las obras clásicas 2. En tanto, más allá de los resultados, regatas eran absolutamente emocionante, en parte impulsado por la mejor maniobrabilidad estos vasos respecto a los veteranos de las otras categorías. Sus venir-outs, boyas o maniobras estaban en la línea con los barcos actuales de competencia, y estaban siempre vale la pena ver. Ocho ganadores de ediciones anteriores estaban presentes en esta ocasión, compitiendo en una categoría hasta el año pasado, e insinuando cómo atada y competitivo sería esta novena edición.

El candidato máxima en Classics 1, Argos, de Barbara Trilling, patroneado por Eduardo Méndez, con el permiso de la ex cuatro veces ganador de Alba, vio todas sus aspiraciones salen de lo profundo de las aguas después de la primera prueba. Ganador de la misma, un incidente en la pre-salida fue objeto de descalificación posterior, cargándolo con 12 puntos. Una carga que permitió Alba de Damian Ribas competir con menos presión y hacerse con las dos primeras pruebas, contra Kanavel, que comenzó la tercera y decisiva prueba de dos puntos por detrás del líder. Alba luchó fuertemente para mantener sus posiciones y, logrando el tercer parcial, ganó la Puig Vela Clàssica por quinta vez. Después Kanavel de Javier Mestre, Atrevido de Nicola Bocca se clasificó.

Más dudas sobre la lista de candidatos para tener el trofeo en sus manos, en las obras clásicas 2. Guía de Ramón Rosés dio pocas opciones, y finalmente se firmaron los tres parciales por él, mientras que en su estela, Samarcanda de Ulf Bhone, Yanira de Andrés de León y fuera de la ley de Mike Horsey lucharon todas las longitudes de dar un paso en el podio. Se fueron atados a puntos en el campo de regatas para disputar la ronda final, y tal clasificación sería deshacer la igualdad. Por último, fuera de la ley ganó la segunda posición, por delante de Yanira y Samarcanda.