La UE pacta acabar con el ‘roaming’ en junio de 2017

Después de meses de retraso, el Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo (PE) ha logrado pactar hoy el fin del roaming, los recargos que cobran los operadores por utilizar el móvil en itinerancia en la UE. La fecha fijada ha sido el 15 de junio de 2017. Pero no es una carta en blanco; el acuerdo tiene condiciones para evitar “abusos”, según advirtió el organismo.
El acuerdo se ha alcanzado tras 12 horas de negociación, pero aún debe ser ratificado por los gobiernos de los 28 estados miembros de la UE a lo largo de los próximos seis meses, cuando Luxemburgo asume la presidencia. De todos modos, parece que esto será un simple trámite. “Los europeos han estado pidiendo y esperando el final de los cargos de roaming así como normas para la neutralidad de la red. Han sido escuchados”, aseguró en un comunicado el vicepresidente comunitario de Mercado Único Digital, Andrus Ansip, según informó Efe.
El pacto alcanzado es un paso importante en el plan de la UE para reformar el mercado de telecomunicaciones del continente, con el que busca impulsar su crecimiento. Según el acuerdo alcanzado, los sobrecostes por llamar, enviar mensajes o navegar por internet a través del móvil en un Estado miembro diferente al de origen del operador deberán desaparecer en la fecha citada. Sin embargo, se ha decidido que los operadores puedan aplicar una “política de uso justo” para “evitar una utilización abusiva del roaming”. Esto haría referencia, por ejemplo, a utilizar los servicios de roamingpara “otros propósitos que no fueran viajes periódicos”.
En paralelo se ha acordado introducir “salvaguardas” para hacer frente a “la recuperación de los costes” que implicará no cobrar un recargo por este servicio para los operadores.
Las instituciones europeas negocian desde hace meses esta nueva legislación, en la que hasta ahora habían mantenido diferentes posturas. Como recuerda la citada agencia, la propuesta inicial de la Comisión Europea consistía en el fin del roaming en 2016, al considerar que tales recargos no tenían sentido en el mercado único comunitario. Mientras, el Parlamento Europeo pedía suprimir el 15 de diciembre de 2015 esas cargas y que se aplicasen las mismas tarifas móviles por llamada o conexión de datos a los usuarios independientemente del país en el que estuvieran. (+Cinco días.com)