El Papa vuelve al Vaticano con 12 refugiados

                                                                                                                                 Foto / BBC Mundo

Como "huéspedes del Vaticano" fueron calificados por el Papa Francisco, las tres familias de refugiados sirios que vivirán bajo la protección del Vaticano.
(AFP) El papa Francisco ha dado una lección al mundo al regresar a Italia de la isla griega de Lesbos con tres familias de refugiados sirios, en total doce musulmanes, invitados a iniciar una nueva vida bajo la protección del Vaticano.
"Es una gota en el mar, pero después de esta gota el mar no será más el mismo", reconoció el papa a la prensa durante el vuelo de regreso de Grecia.
Francisco se inspiró en Madre Teresa de Calcuta, la monja que dedicó su vida a los más pobres, quien instaba a todos a cumplir pequeños gestos de solidaridad.
Los doce sirios subieron rápida y discretamente al avión del papa, mientras el pontífice se despedía de las autoridades que se encontraban en la pista del aeropuerto de Mitilene, la capital de Lesbos.
El afán de subir al avión no era por temor a ser perseguidos, ya que viajaban con papeles legales, en orden.
Tanto las autoridades griegas como las italianas contribuyeron en todo el proceso de reglamentación, según contó el mismo pontífice argentino.
Fue "un gesto humanitario", lo calificó Francisco, quien contó que se lo sugirió hace una semana un colaborador.
"Le dije enseguida que sí, sentí que provenía del Espíritu Santo", confesó.
El hecho de que fueran todos de religión musulmana no representó tampoco un problema.
"No escogí entre cristianos y musulmanes. Esas familias tenían sus papeles en orden y se podía hacer", dijo.
"Había también dos familias cristianas, pero los papeles no estaban listos (...) Para mí todos los refugiados son hijos de Dios", insistió.
Durante el vuelo de dos horas, los sirios permanecieron en la parte delantera del avión, separados por una cortina, lejos de los periodistas que acompañaron al papa a su visita de cinco horas a Lesbos.
Una madre, con el velo, pasó sonriente para acompañar a sus dos hijos al baño. No habló ni una palabra.