Obama, embargo a Cuba "concluirá", pero "no estoy seguro de cuándo"

                                                                                                                                             Foto / Agencias

Obama afirma que el embargo sobre Cuba "concluirá", pero "no estoy seguro de cuándo"

(Expasión.com /Agencias).-El presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó este lunes que "el destino de Cuba no debe ser decidido por EEUU o ningún otro país", aunque advirtió que su país mantendrá su reclamación del derecho del pueblo cubano a decidir su destino.
"El futuro de Cuba lo tienen que decidir los cubanos y no nadie más", aseveró Obama en una declaración a la prensa tras una reunión de más de dos horas con su homólogo cubano, Raúl Castro.
No obstante, Obama advirtió de que los Estados Unidos seguirán presionando en favor de la democracia en Cuba y del respeto de los derechos humanos universales, como la libertad de expresión, de asamblea y de culto religioso.
"Después de cinco décadas de relación difícil, Cuba y Estados Unidos tenemos todavía serias diferencias, como sucede con el tema de los derechos humanos y la democracia, asuntos sobre los que hemos mantenido conversaciones muy francas y sinceras", afirmó.
El presidente de EEUU admitió "carencias" en el ejercicio de los derechos humanos en su país, apuntadas en su intervención por Raúl Castro, y agradeció a su homólogo "ese diálogo constructivo" a medida que los dos países avanzan en la "construcción de una nueva relación".
"Creemos que cuando compartimos nuestras más profundas creencias e ideas al respecto, sobre la base del respeto mutuo, los dos países podemos aprender y mejorar la vida de nuestros pueblos", subrayó Obama.
Según contó, en su primer encuentro en la Cumbre de las Américas en Panamá, en abril de 2015, Castro le garantizó que podrían hablar de "cualquier tema" y ahora "todos los temas están sobre la mesa".
"Parte de normalizar nuestras relaciones significa poder discutir directamente sobre nuestras diferencias y por eso estamos satisfechos con el diálogo sobre Derechos Humanos que iniciamos en el último año", indicó Obama.
Fin del embargo
En cuanto al embargo que se mantiene sobre el país caribeño, Obama aseguró que este "concluirá", aunque "no estoy seguro de cuándo". Eso sí, el mandatario demócrata apuntó que existe interés dentro del Congreso de Estados Unidos para levantar dicho embargo.
Prueba de ello es que a Obama le han acompañado a Cuba 40 legisladores, entre ellos varios republicanos. Según el presidente de EEUU, esa medioda vigente desde hace más de 50 años "no ha servido a los intereses" de Estados Unidos ni a los del pueblo cubano.
El gobernante recordó que él ha dictado varios decretos ejecutivos para relajar las restricciones del embargo, pero que su eliminación completa depende del Congreso estadounidense, cuyas dos cámaras controlan en la actualidad los republicanos.

 

                                                                                                                                 Foto /Agencias

También dijo que su Gobierno sigue su evaluación de algunos "aspectos técnicos" del embargo para determinar si es posible flexibilizarlo más.
"Lo que hicimos por cincuenta años no sirvió ni a nuestros intereses ni a los cubanos. Si seguimos haciendo algo repetidamente que no ha funcionado, tiene sentido intentar algo nuevo", indicó el Obama.
En una entrevista con la cadena CNN en Español antes de su viaje a Cuba, Obama anticipó que el embargo a Cuba se eliminará durante la Presidencia de su sucesor, ya sea un demócrata o un republicano.
"No vemos a Cuba como una amenaza para Estados Unidos", dijo también Obama en un momento de la comparecencia junto a Castro tras la larga reunión que mantuvieron ambos en el Palacio de la Revolución.
Proceso de paz en Colombia
El presidente también señaló que se mantiene "optimista" sobre lograr un acuerdo de paz en Colombia, al agradecer al régimen cubano que facilite las conversaciones en marcha entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC.
Después de admitir ambas partes que no podrían cumplir con el plazo del 23 de marzo para firmar un acuerdo de paz, las negociaciones de la mesa de La Habana afrontan un momento crítico por diferencias sobre las zonas de concentración de los guerrilleros cuando cese la guerra y sobre la dejación de las armas por parte de la insurgencia.
Estados Unidos se implicó de manera más activa en el proceso de paz con el nombramiento hace un año de Bernard Aronson como su enviado especial a esa negociación.