Cuba y UE, acordaran detalles para acuerdo de cooperación

La Unión Europea (UE) y Cuba intentaran afinar los  principales  detalles que quedan pendientes para un acuerdo de diálogo político y cooperación, entre ellos el respeto a los derechos humanos y los riesgos de la proliferación de armas, indicaron hoy fuentes comunitarias.

"Buscaremos hacer el máximo de progresos (...) Si nuestra contraparte de pronto dice que está de acuerdo en todo lo que proponemos, por supuesto que es posible" concluir el acuerdo, señalaron las fuentes, aunque reconocieron que entonces sería "la negociación más rápida en la historia de la UE".

La séptima ronda de unos trabajos que se iniciaron hace dos años tendrá lugar en La Habana el 3 y 4 de marzo y cubrirá "todos los aspectos del acuerdo", teniendo en cuenta que el capítulo económico y comercial "básicamente quedó hecho" en diciembre.

"En los capítulos de diálogo político y cooperación aún hay artículos que siguen abiertos y requieren más trabajo", comentaron las fuentes, que precisaron que esta semana abordarán los textos pendientes del preámbulo del acuerdo, las provisiones generales introductorias y las provisiones institucionales finales.

Confiaron en "que podamos hacer buenos progresos. Sobre lo lejos que podamos llegar, nunca especulamos", y apuntaron que el acuerdo "debe servirnos por muchos años y es importante tomarnos el tiempo que necesitemos para lograr resultados".

Los derechos humanos es uno de los temas pendientes y más sensibles para las dos partes.

"En el acuerdo marco que estamos negociando las provisiones sobre derechos humanos, que figuran tanto en el capítulo de diálogo político como en el de cooperación, están virtualmente hechas", afirmaron las fuentes.

Recordaron que hace unos meses la UE y Cuba celebraron una primera reunión de su diálogo estructurado sobre derechos humanos y que la idea es que este tipo de discusiones se enmarquen en el futuro en el pacto.

Apuntaron que "lo importante es crear una agenda, una plataforma más estructurada en la que podamos hablar", y se dijeron conscientes de que "tenemos puntos de vista o interpretaciones diferentes de lo que significa, por ejemplo, una democracia representativa". (Agencias)