Drama de los latinos en Estados Unidos por el coronavirus

                                                    Foto / Agencias DCO

El drama de los latinos en Estados Unidos por el coronavirus: pasan de solicitar ayuda para comer a pedir para pagar funerales.

Hicieron acopio de comida y fondos para la que, preveían, sería una avalancha de peticiones de ayuda alimentaria, pero lo que organizaciones comunitarias no esperaban era el ruego de ayuda para algo mucho más duro: "Nada nos preparó para los funerales".
Al comienzo dela pandemia los latinos afectados económicamente acudieron a organizaciones para pedir ayuda por  comida, pero ahora el pago de las honras fúnebres de sus familiares se han convertido en la primera prioridad para muchos.
Mayra Cedano, directora ejecutiva de Comunidades Unidas en Utah, explica a Efe que, debido al aumento de los fallecimientos de trabajadores latinos afectados por la covid-19, familias hispanas les llamaron para poder enterrar o trasladar a su lugar de origen a aquellos que "no tuvieron el privilegio de trabajar desde la casa" y "lo pagaron con sus vidas".

Impacto  económico

Lo que sucede en Utah se repite de manera similar entre latinos de todo el país. Según una encuesta difundida el pasado 1 de julio por Consolidated Credit, los inmigrantes hispanoparlantes en Estados Unidos son quienes más deudas acumularon durante la pandemia y quienes sufrieron "el peor impacto financiero" debido a los despidos generados por la cuarentena por el covid-19.
Específicamente, dice el reporte, "el 90% de los hispanos cuyo primer idioma es el español reportaron pérdidas de ingresos relacionadas con la pandemia", en comparación con el 60% de la población en general. Además, el 17% de los latinos tiene ahorros para casos de emergencia y más de la mitad (56%) tiene problemas para pagar sus tarjetas de crédito.
Uno de ellos es "Miguel", un residente en el área de Salt Lake City que pidió usar ese nombre y que recientemente contactó a Comunidades Unidas para pedir ayuda para el funeral de su abuelo.
"Mi abuelo se contagió en el lugar de trabajo y falleció", cuenta. "Nos dijeron que se había ido a trabajar con síntomas. Terminó en el hospital y días después lo desconectaron. Los médicos ya no podían hacer nada más por él".
(+economiahoy.mx)