El Celler de Can Roca comparte su despensa y te lleva a casa

 

Los hermanos Roca lanzan, con el apoyo de BBVA, unas cestas mensuales con ingredientes de pequeños productores

La despensa de un cocinero es uno de los secretos mejor guardados. No es el caso de los hermanos Roca, que haciendo gala de la generosidad que les caracteriza, han decidido compartir los productos que guardan en la alacena de El Celler de Can Roca. De la mano de BBVA, entidad con la que colaboran desde 2014 cuando iniciaron una serie de giras con la que llevaron su cocina por América, Europa, Asia y también por España, durante el confinamiento le han dado una vuelta a un nuevo proyecto conjunto, con el que pretenden dar a conocer y hacer llegar a todos los rincones de la geografía con una caja con ingredientes para cocinar un plato principal y un postre para dos personas, con una receta con el sello de Joan Roca.

Detrás de la iniciativa Gastronomía sostenible. Apoyo al pequeño productor se esconde una labor solidaria de apoyo a los artesanos silenciosos de la cocina. “Ese es nuestro principal objetivo, ayudar a esas familias que trabajan el campo, que tienen ganadería o se dedican a la pesca. Son proveedores nuestros que lo han pasado mal durante esta crisis sanitaria y queremos darles visibilidad, además de dar ideas para cocinar los productos en casa”, explica Joan Roca, en conversación telefónica, que deja claro que detrás de todo esto no hay negocio, sino un servicio y apoyo a ese productor que ahora más que nunca debe tener protagonismo.

El cocinero, que durante la pandemia ha reconvertido Mas Marroch, espacio de bodas y de celebraciones, en un restaurante en el que sirve platos icónicos de El Celler de Can Roca de los años 1986 a 2009, considera que la actual situación marcada por la experiencia del coronavirus debe llevar a un cambio de actitud. “Debemos ser mucho más conscientes de la importancia de la salud, del respeto con el entorno y el medioambiente, conscientes de que hay que preservar los recursos naturales y reconociendo la labor de la gente que trabaja en la tierra y en el mar. Una recuperación social que ha de ser verde, inclusiva y resiliente”, afirma Roca.

 

                                              Foto / Los hermanos, Joan, Josep y Jordi Roca


A partir del mes de julio se abren las suscripciones en la página web de Gastronomía sostenible para recibir a domicilio la cesta del mes propuesta por los hermanos Roca. Se trata de un proyecto autofinanciado, con un precio mensual de 70 euros para cada pedido y estará formado por una serie de ingredientes para componer dos recetas. El envío se completará con una botella de vino seleccionada por el sumiller Josep Roca, y con las instrucciones para elaborar los platos.

El primer envío contiene magret y muslos confitados de pato suministrados por Anec 5 Aglans, un proyecto familiar iniciado hace dos décadas en Santa María de Marlés (Barcelona), una iniciativa, como recuerda su propietario, Miguel Bessa, de círculo cerrado. Esto significa “que nuestro producto es artesano, que tenemos a la madre y al padre, que controlamos la cría y la alimentación, y a lo largo de las ocho semanas de vida alimentamos en una fase inicial con pienso de engorde, más tarde se nutren de maíz sarraceno y los últimos días de harina de bellota”, explica el proveedor, que asegura despiezar 800 patos a la semana, que despacha sobre todo en Girona y Barcelona, y que con esta iniciativa puede llegar a toda España. En el mismo lote, y para completar la receta del pato, se incluyen cerezas de la Agrupación de Cooperativas Valle del Jerte y vinagre cabernet sauvignon de Cellers Avgvstvs Forvm.

 


 

Para el postre se necesitan recuit de cabra de Casa Martell, una pequeña quesería artesanal, ubicada en Fonteta, y mermelada de higo de Can Bech, en Fontanilles, ambas localidades en Girona, además de miel de los bosques de Cataluña de Mel Territori. El vino escogido para esta ocasión es Gresa 2012, de la bodega Olivardots, del Alt Empordà. Como extra, un manojo de zanahorias baby, ya que cada mes se elegirá un producto de la tierra, y en julio se ensalza a esta hortaliza.

“Todos son de confianza, cercanos, porque gracias a la gira que hemos hecho con BBVA hemos conocido a proveedores de toda España, con los que trabajamos. Nos fijamos en el compromiso con la sostenibilidad y los iremos escogiendo y seleccionando en función de las recetas”, explica Roca, que quiere dejar claro que en los envíos no habrá ningún producto que comercialicen los hermanos en sus diferentes negocios. El primer germen de esta iniciativa tomó forma en el libro Raíces, un diálogo entre el productor y la cocina. (Fuente / Cinco Días / Agencias)